sábado, 8 de abril de 2017

¿Libros físicos o Ebooks?

¡Hola, amores! ¿Qué tal el comienzo de las vacaciones? ¿Tenéis muchas lecturas en mente? ¿Muchas series y pelis por ver? En esta ocasión os traigo una pequeña reflexión, o más bien una especie de debate, sobre algo que a los lectores nos trae de cabeza desde hace bastantes años: ¿es mejor el libro físico o el ebook?

LOS LIBROS FÍSICOS

Los libros en formato físico son los de toda la vida, muchos de ellos tienen unas ediciones preciosas que de otra forma no se podrían disfrutar, además ese olor a libro nuevo que desprenden las librerías es indescriptible y precioso, al igual que ocurre cuando ves un libro antiguo con sus páginas amarillentas y ese olor a libro viejo.

Sin embargo, los libros físicos tienen también unas desventajas y es que o tienes una habitación enorme (o una casa, o una mansión) o enseguida las estanterías se te quedan cortas, por no hablar del precio, no sé vosotros pero mi cartera llora muchas veces cuando quiero comprar un libro y veo que cuesta casi 20€ (la gente apenas lee, pongamos los libros a 20 pavos seguro que así leerán más, gracias gobierno por tanto); por último, y siendo realista, un libro físico es bastante complicado de trasportar puesto que, dependiendo de su grosor pesa más o menos, yo personalmente leo en el viaje a la uni y cuando estaba con la lectura de El Laberinto de los Espíritus, llegaba a casa con un dolor de espalda bastante considerable.

LOS EBOOKS

Los libros electrónicos, o ebooks, son la oveja negra de la familia de los lectores y es que, aunque tiene bastantes ventajas, la gente aún prefiere leer en físico, algo completamente normal, puesto que para leer un libro electrónico tienes que tener una aplicación en la tablet que lea los formatos epub y pdf o un ebook donde leer este tipo de libros.

¿Cuáles son los problemas entonces? El ebook o la tablet funcionan con batería, por lo que es un tostón tener que estar cargando cada vez que esta llega al 0%, que si estás en casa genial, sigues leyendo mientras lo vas cargando, pero como estés en el tren y se te apague en medio de una escena interesante, dile adiós hasta llegar a casa. Además, en el caso de las tablets, al tener iluminación en la pantalla, te dejas la vista y puedes acabar con dolor de ojos y de cabeza, algo que, lógicamente, con los libros físicos no ocurre.

Por suerte los ebooks tienen también algunas ventajas: no pesan nada, algo que tu espalda agradece cuando tienes que viajar, puesto que, además, tampoco ocupan mucho espacio así que lo puedes llevar tanto en la mochila como en un pequeño bolso; en un mismo lector puedes tener muchísimos libros, los cuales apenas ocupan más que unos megas, por lo que puedes tener infinidad de libros; por último (aunque no muy legal que digamos) existen infinidad de páginas web donde puedes descargar libros, algo maravilloso si eres pobre.


Siendo sincera, yo utilizo ambos formatos para la lectura y los dos me encantan, pero vosotros ¿qué usáis más? ¿Sois de ebook o de libro físico? ¡Podéis dejar vuestra opinión en los comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario